Nuestras encajeras…

     Siempre hemos visto, desde niños, hacer cosas a nuestros mayores que nosotros considerábamos poco útiles o simplemente aburridas. ¿Para qué se empeñaban nuestras abuelas en hacernos una bufanda, si la vendían en las tiendas?  No lo entendíamos, pero con el paso de los años, y viendo las cosas con esa perspectiva que solo puede dar las nieves del tiempo, plateándonos la sien, hemos ido aprendiendo ha apreciar todas aquellas cosas que la venda de los ojos de nuestra juventud,  no nos dejaba ver. Cosicas,  que no son tan pequeñas,  tradiciones, que se tienden a perder, y que, nosotros,  como depositarios del saber de nuestros abuelos, no debemos dejar caer en el olvido. Y por esto, como hicieron ellos en su momento  -y esperemos que hagan nuestros descendientes, llegado el suyo-, tenemos que intentar transmitírselas a nuestros jóvenes,  que con el paso del tiempo,  -al igual que nosotros ahora-  las valorarán en su auténtica medida.

     Una de esas cosas, que no se debe dejar perder, es el bolillo, ese arte de encajar tejiendo, que tantas veces hemos visto hacer a nuestras abuelas, y me centro en él, porque este fin de semana, más concretamente este domingo, 6 de marzo, se celebra en la diputación cartagenera de La Palma, el XIV Encuentro de Encajeras de Bolillo, -organizado por la Asociación de Bolilleras Sta. Florentina- que como cada año, va a congregar a más de un centenar de encajeras provenientes de toda la región,  y de otras limítrofes.

      Y todas esas encajeras, llevan el saber de generaciones, que se puede remontar, con las formas actuales, al siglo XV, y que es común, con muy pocas diferencias, en toda Europa occidental, y  extendido por casi todo el mundo, desde América hasta Asia.

      Por todo ello, y por el esfuerzo y dedicación de estas encajeras, que día a día,  hacen de nuestras tradiciones, presente y actualidad, les recomendamos que no dejen de visitar el Museo Regional de Bolillo, en  La Palma,  donde  pueden encontrar una exposición permanente sobre este arte textil, que tantos siglos de historia ha visto pasar. Algo de todo esto,  lo podeis ver en:  http://lapalma-cartagena.blogspot.com/2010/03/el-museo-del-bolillo-de-la-palma.html

     Algunas artesanas, no sólo del Campo de Cartagena, sino de otros puntos de la región, han hecho de esta modalidad artesanal, además de una pasión, una forma de enlazar nuestras tradiciones, con las nuevas tecnologías,  actualizando la forma de ver el bolillo, mediante  internet. Un ejemplo de ello es la página  www.bolillo.es.

      Esperemos que cada año, más jóvenes se interesen, no sólo por el bolillo, sino por todas las artes y tradiciones de nuestra tierra,  tan nuestras, y tan queridas, que quizás sin ellas, no podriamos entender, lo que realmente somos, y lo que queremos ser.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: